Área Oftalmológica Avanzada Dr. Vergés . C/Dalmases 42, 08017 Barcelona     |     93 551 33 00     |     info@cverges.com
 
CATALA | CASTELLANO | ENGLISH    
Youtube Facebook Blog Pacientes Blog Profesionales Twitter  LinkedIn RSS News
 
AA

El verano puede descompensar algunas enfermedades de los ojos, por ello recomendamos acudir al oftalmólogo para que nos aconseje cómo evitarlo

En la época estival, el calor, los aires acondicionados, el sol, el mar y las piscinas, pueden llegar a ser factores negativos para el organismo y muy especialmente para los ojos.

En estas fechas también hay una mayor "relajación" en el cumplimiento de los tratamientos, algo que vemos en la consulta cuando el paciente hace la revisión después del verano, por esto pensamos que es importante hacer un recordatorio sobre la importancia de no "bajar la guardia" durante estos meses de julio y agosto y en caso de dudas o si ya hace tiempo que no acudimos al oftalmólogo, hacer una visita para saber cómo estamos y qué hay que hacer.

Durante el verano no somos tan constantes en la medicación de los ojos y esto puede suponer un problema grave

En el número anterior hablábamos sobre los problemas del ojo seco en verano pero además hay otras enfermedades que pueden sufrir descompensaciones con mayor frecuencia respecto a la época invernal.

El calor y la sudoración pueden alterar la circulación sanguínea, especialmente la microcirculación, como la que tenemos en el cerebro y en los ojos. Pacientes de una cierta edad suelen tener descompensaciones de la presión arterial, descensos que pueden afectar a la llegada de oxígeno a la retina ocasionando visión borrosa, especialmente en los pacientes que ya padecen alteraciones retinianas, como la diabetes, hipotensión sistémica o alteraciones maculares.

El calor y la sudoración producen alteraciones en la microcirculación, déficit de oxígeno, especialmente importante en las alteraciones de la retina, como la diabetes y las maculopatías

La falta de oxígeno es también importante en los casos de glaucoma, aquí es especialmente crítico seguir la medicación ya que si no lo hacemos correctamente la presión intraocular subirá y la presión de los vasos sanguíneos descenderá con el calor y la sudoración, provocando el colapso se las microarteriolas, una isquemia que agravara el glaucoma haciendo perder más visión y ya sabemos que la visión que se pierde no se recupera nunca más.

El mal cumplimiento del tratamiento del glaucoma en verano puede agravar la isquemia del nervio óptico ocasionando pérdida irreversible de visión

En el verano también tenemos una mayor exposición al sol, a las radiaciones ultravioletas, dañinas para los tejidos, especialmente para la superficie ocular, por ello es importante utilizar protección con gafas con filtros UV y evitar muchas horas al sol. Los casos de ojo seco, o portadores de lentillas, deben ser especialmente cuidadosos así como los operados de cirugía refractiva con láser, dentro del primer año.

Las piscinas también puede ser un problema para los ojos, tanto por la irritación que se produce al estar mucho rato en contacto con el agua como, en los casos de infección, generalmente vírica, muy molestas y muy contagiosas.

Los aires acondicionados y el exceso de exposición al sol son especialmente negativos para los pacientes con ojo seco, en los portadores de lentillas y en los operados de cataratas y cirugía refractiva

En los casos de pacientes operados de cataratas, hay que ser estricto en recordar que deben utilizar gafas con protección UV ya que, aunque en la mayoría de casos se utilizan lentes intraoculares con filtros UV, son insuficientes para proteger la mácula de la acción del sol en esta época.

Finalmente recordar que en los meses de verano es cuando se producen mayor número de accidentes domésticos, desde golpes hasta las graves causticaciones con productos químicos, por eso insistimos en tener especial cuidado en las medidas de protección de los ojos.

REGLA DE ORO:  No te vayas este verano sin consultar a tu oftalmólogo, para valorar el estado de los ojos y que haga las recomendaciones para cada caso en particular así como las medidas generales de higiene ocular para toda la familia.

volver